fbpx
Comunícate con nosotros

Ciencia y Tecnología

¿Una quimera? Este prototipo puede inspeccionar redes de agua y alcantarillado

Foto del avatar

Publicado

El


Siempre hay quien advierte de los riesgos de la inteligencia artificial y la robotización en cuanto a pérdida de empleo. Aún así, pocos se arrepentirán del soporte ofrecido por un nuevo dispositivo desarrollado por varias universidades británicas. Joey es un robot autónomo responsable de Inspeccionar las tuberías de drenaje y agua más estrechas.. Esta máquina es parte de un nuevo lote de avances científicos y tecnológicos que permitirá operar bajo tierra, donde pocos humanos se aventurarán.

Abordar las fugas de agua

Acceso al agua potable Es un desafío humano y de sostenibilidad. Por lo tanto, el destino de gran parte del agua en las tuberías debido a deficiencias en las infraestructuras es doblemente impactante. Se estima que en países como Estados Unidos, Hasta el cincuenta por ciento del agua tratada se pierde anualmente debido a fugas.. En otros países, como el Reino Unido, cada día se pierden tres mil millones de litros de agua, el equivalente a 1.180 piscinas olímpicas, por este tipo de cuestiones.

Detectar y actuar rápidamente en estos casos es crucial, como se ve en este proyecto realizado en la ciudad española de Burgosdonde un monitor de sistema inteligenteed cada litro de agua que fluye por su sistemas de agua. En este caso, una combinación de big data, IoT, Inteligencia de Negocio, y se utilizaron medidores físicos para entender mejor lo que estaba pasando bajo tierra.

Trabajar en estos entornos subterráneos es difícil, peligroso y, en ocasiones, insalubre en el caso de las infraestructuras de aguas residuales. Por eso el prototipo de Joey ha despertado tanto interés.

Enjambres de robots para inspeccionar tuberías

Las universidades de Leeds, Sheffield, Bristol y Birmingham en el Reino Unido han trabajado estrechamente para desarrollar una máquina que podría trabajar de forma autónoma en todo tipo de tuberías. El objetivo era crear un prototipo capaz de funcionar en espacios estrechos, húmedos y oscuros sin Cobertura GPSya que este tipo de señal no penetra bajo tierra.

Advertisement

El resultado es un robot muy ligero, que pesa apenas setenta gramos, que utiliza patas giratorias fabricadas con impresión 3D. Joey integra varias tecnologías, incluidas cámaras, sensores espaciales, luces de inspección y un sistema de control y navegación con inteligencia artificial. Además, está diseñado para consumir poca energía y tiene una batería de gran autonomía. Todo esto significa que el robot puede moverse de forma independiente, identificar grietas y enviar imágenes al centro de control. Luego, cuando se está quedando sin batería, puede regresar a la base de operaciones por sí solo. Se estima que cada uno de ellos costará alrededor de 300€.

Pipebots

Joey forma parte del proyecto Pipebots, que reúne a varias universidades y gestores de infraestructuras hídricas del Reino Unido. Y es sólo el primer paso del proyecto. La hoja de ruta implica el uso colaborativo de enjambres de robots interconectados transportados por una “reina madre” llamada Kanga. Esta “nave nodriza” tendrá capacidad de reparación de tuberías.. Para ello, enviará primero a sus “descendientes” para detectar los puntos que requieren intervención. Actualmente, la Universidad de Leeds también está probando el primer prototipo Kanga.

En cualquier caso, Joey tiene que superar algunos obstáculos en su desarrollo. En primer lugar, no es resistente al agua, por lo que no puede funcionar en entornos submarinos. En segundo lugar, no puede recuperar su posición automáticamente cuando se vuelca.

Otras estrategias para prevenir y reparar fugas de agua

La robótica no es la única tecnología avanzada para detectar fugas de agua subterránea. En los últimos años se han adoptado múltiples enfoques para abordar el problema. Éstos son algunos de los más importantes.

  • Tecnología satelital. Ya hay operadores que utilizan IA para analizar las microondas emitidas por satélites que pueden penetrar varios metros bajo tierra. Las microondas son sensibles a la conductividad eléctrica del agua, lo que permite distinguir entre agua potable, agua de lluvia y agua salina. Esta cualidad también permite monitorear los recursos hídricos utilizados para los cultivos.
  • Sensores acústicos. Otras empresas han recurrido al uso de sensores que emiten señales acústicas a través de tuberías. Posteriormente, se utilizan sistemas de IA para detectar fugas.
  • Tecnología de la IO. La multiplicación de sensores, gracias al uso de la tecnología IoT, también permitirá mantener un control de las fugas mucho más eficaz. Además, utilizando IA, como en los casos anteriores, permitirán a los gestores de infraestructuras estar alerta de cualquier incidencia.

Los robots de inspección de tuberías y las demás tecnologías mencionadas a lo largo del artículo están dirigidas a entornos empresariales e industriales. Sin embargo, están empezando a proliferar los detectores de fugas de agua domésticos conectados de forma inalámbrica para alertar a los inquilinos de incidentes. Dejando a un lado la conciencia medioambiental, pueden ahorrarle más de un susto al usuario a la vuelta de vacaciones.

Fuente:



Source link

Advertisement