fbpx
Comunícate con nosotros

ciencia y tecnologia

¿Perdió la Titanoboa su título? La serpiente más grande de la que se tiene registro podría ya no ser colombiana

Foto del avatar

Publicado

El



Decir que la antigüedad fue un mundo de animales gigantes no es una exageración, y no estamos hablando solo de los dinosaurios que caminaron por la Tierra hace más de 100 millones de años. Tras su extinción, nuestro planeta fue heredado hace unos 66 millones de años por otros animales descomunales, que van desde antepasados de los osos perezosos del tamaño de elefantes, delfines de río de tres metros y medio y serpientes enormes capaces de devorar cocodrilos de un bocado.

Vértebras fosilizadas de la nueva especie de serpiente.

Foto:SCIENTIFIC REPORTS/DATTA ET AL.

“A pesar de las incertidumbres asociadas al mecanismo locomotor de Vasuki, quizás era demasiado grande para ser un forrajeador activo y era más probable que fuera un depredador de emboscada que sometía a su presa mediante constricción, similar a las anacondas modernas y a los pitónidos de gran cuerpo”, señala el estudio.

Los autores, además, identifican a Vasuki Indicus como parte de la familia madtsoiidae, que existió durante unos 100 millones de años, desde finales del Cretácico hasta finales del Pleistoceno, y vivió en una amplia zona geográfica que incluía África, Europa e India. Sugieren, además, que esta nueva especie representa un linaje de madtsoiidae que se originó en el subcontinente indio y se extendió por el sur de Europa hasta África durante el Eoceno, hace aproximadamente entre 56 y 34 millones de años.

«Como este grupo estaba dominado por madtsoiidos de India y Vasuki era el antepasado más primitivo del árbol genealógico, dedujimos que este grupo de serpientes se originó en India», le dijo Bajpai a Nature. Esto habría sido posible debido a que hace unos 50 millones de años, el subcontinente indio colisionó con Asia y se formaron conexiones terrestres con el norte de África a través del sur de Eurasia, lo que habría permitido que las grandes serpientes madtsoiidas, como Vasuki indicus, se dispersaran y evolucionaran. 

La serpiente más larga del mundo

Las vértebras encontradas por los investigadores de India miden entre 37,5 y 62,7 milímetros de largo y entre 62,4 y 111,4 milímetros de ancho, lo que sugiere un cuerpo ancho y cilíndrico. «La mayor de sus vértebras mide 11 cm de ancho», le dijo el paleontólogo Datta, autor principal del estudio, a la revista Nature.

Extrapolando estos datos y utilizando como referencia información de serpientes vivas y registros fósiles conocidos para modelar su tamaño real, los autores estiman que V. Indicus podría haber alcanzado entre 10,9 y 15,2 metros de longitud, un tamaño que es comparable al de la serpiente más larga conocida, la extinta Titanoboa cerrejonensis, descrita por investigadores colombianos en 2009 a partir de restos fósiles que se encontraron también en una mina de carbón: El Cerrejón en La Guajira.

Advertisement

Estos datos abrieron el debate sobre cuál sería entonces la serpiente más larga de la que se tiene registro, un título que hasta ahora ostentaba la Titanoboa, que con sus 13 metros vivió hace unos 60 millones de años en la actual Colombia y que al momento del anuncio al mundo de su descubrimiento se dijo que era 3,35 metros más larga que la serpiente prehistórica que ostentaba el récord, un fósil de reptil de hace 40 millones de años encontrado en Egipto.

Recreación de la Titanoboa.

Foto:Cortesía

Para la descripción de la “boa colosal de Cerrejón” se colectaron en su momento huesos pertenecientes a 28 serpientes, que le permitieron al equipo de investigadores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, liderado por el paleontólogo y paleobotánico colombiano Carlos Jaramillo, hacer cálculos y comparaciones morfológicas para determinar el tamaño y las condiciones de vida del animal, considerado por los científicos que la descubrieron como el mayor depredador del bosque tropical que hace 60 millones de años predominaba en lo que hoy es La Guajira.
Advertisement

Se estima que la Titanoboa podía devorar cocodrilos de un solo bocado y que, como las boas, no utilizaba veneno para inmovilizar a sus presas, sino que aprovechaba su tamaño y peso para asfixiarlas en cuestión de segundos. Sin embargo, aunque su apariencia era similar a la de una boa constrictor en la actualidad, se comportaba como una anaconda –un rasgo compartido con la nueva Vasuki–, es decir, se movía en la corriente de ríos y pantanos del ambiente selvático de hace 58 millones.

Pero la respuesta de cuál sería ahora la serpiente más larga de la que se tiene registro no es tan sencilla. Los expertos estiman que una Titanoboa podía tener entre 13 y 15 metros de longitud, mientras que Vasuki las estimaciones están entre 11 y 15 metros de longitud, por lo que los investigadores indios subrayan la incertidumbre en torno a, por ejemplo, diferencias en los métodos empleados para realizar los cálculos del tamaño de estos animales a partir de sus vértebras.

“Cabe destacar que las estimaciones de mayor longitud corporal de Vasuki parecen superar a las de Titanoboa, a pesar de que las dimensiones vertebrales del taxón indio son ligeramente inferiores a las de Titanoboa. Reconocemos que esta observación puede ser un reflejo de los diferentes conjuntos de datos utilizados para formular las ecuaciones predictivas”, dice el estudio en el que se reporta el hallazgo de Vasuki.

Esto quiere decir, según detalla el investigador colombiano Andrés Alfonso-Rojas, quien se encuentra cursando su doctorado en la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, en paleontología de vertebrados, que podríamos estar hablando que ambas serpientes tendrían unas longitudes similares más que decir que Vasuki sea más grande que la Titanoboa.

Para Edwin Cadena, uno de los paleontólogos colombianos que participó en el estudio en el que se le dio a conocer al mundo el descubrimiento de la Titanoboa hace 15 años, que se den descubrimientos como el de India y el de Colombia, y que se generen debates a partir de ellos es algo fascinante.

Advertisement

“El debate aquí es parte del aprendizaje y del ejercicio de la ciencia. Si no hay discusión, debate y confrontación en las hipótesis que se formulan, en los datos que se obtienen, pues no hay una construcción de un conocimiento científico sólido y verificable por diferentes fuentes, eso es lo chévere de la discusión y los debates”, señala el científico que también ha aportado a los nuevos hallazgos que en las últimas décadas se han dado en el norte de Suramérica.

El origen de los gigantes

Pero, ¿qué ocurría hace millones de años para que estos descomunales animales surgieran? Aunque para expertos como Alfonso-Rojas, se trata de un interrogante difícil de resolver, porque estas dos serpientes vivían en ecosistemas completamente diferentes, si se pueden señalar características comunes como que ambas habitaron en el planeta a finales del Paleoceno, luego de la extinción de los dinosaurios.

“Se han generado hipótesis de tal vez ya no había una competencia directa de muchos depredadores, pero en esta época también había cocodrilos gigantes, tortugas gigantes, puede ser porque la temperatura global del planeta era mucho más alta, lo cual pudo haber favorecido que las serpientes alcanzaran estos tamaños tan gigantescos. También se ha estimado que pueda ser por la influencia de grandes cuerpos de agua y disponibilidad de presas hayan permitido que las serpientes alcanzarán estos tamaños tan gigantescos”, asegura.

De acuerdo con los investigadores de India, Vasuki se originó a una temperatura de unos 28 °C hace unos 88 millones de años, cuando el supercontinente de Gondwana se rompió y la masa continental india quedó aislada. Dicha temperatura sugiere, de acuerdo con los expertos, que el clima del Eoceno medio en la región donde se realizó el hallazgo era más cálido que en la actualidad.

Mientras que se estima que la Titanoboa necesitó una temperatura media de entre 30 y 34 grados centígrados para sobrevivir, lo que corresponde con hasta 6 grados más que la temperatura media actual de las ciudades costeras en Colombia.

Advertisement

“Esto muestra que ese gigantismo no solo ocurrió en un lugar, sino que muchos otros reptiles en otros lugares del mundo, por efectos muy seguramente de estos calentamientos y posiblemente otras cosas ecológicas, desarrollaron este gigantismo”, explica Cadena.

Lo que puede que nos haga preguntarnos si, en pleno calentamiento global que está experimentando el planeta, esta vez por cuenta de las emisiones resultado de la actividad humana, este tipo de animales gigantes puedan volver a aparecer en la faz de la Tierra. Ante esto, la respuesta es no: “Aunque las altas temperaturas estimulan el desarrollo de grandes cuerpos en serpientes y otros organismos de sangre fría, las temperaturas actuales están aumentando demasiado rápido para que estas serpientes lleguen a ser tan masivas como lo fueron en el pasado», señala el investigador indio Datta.

ALEJANDRA LÓPEZ PLAZAS
REDACCIÓN CIENCIA
@TiempodeCiencia
@malelopezpl





Source link

Advertisement
Continúe leyendo
Advertisement