fbpx
Comunícate con nosotros

Medioambiente

El diálogo hermético para acordar un nuevo controlador: ¿Aparece Dorothy Pérez en el bosque?

Foto del avatar

Publicado

El


«Si digo un nombre, lo voy a quemar». Esa suele ser la consigna entre quienes dialogan para llegar a una carta de consenso que asumirá el cargo de titular de la Contraloría General de la República.

Hasta ahora, las conversaciones se han desarrollado en absoluto secreto. Según fuentes de BioBioChile conocedoras de los detalles de la discusión, gobierno y oposición han tenido un trato cordial, acordando -de antemano- los criterios básicos para llegar a un nombre adecuado.

Por ejemplo, la persona elegida debe ser una persona de “reconocido prestigio profesional y profundo conocimiento de los problemas que debe resolver la firma auditora”.

El ministro Segpres está sentado a la mesa del lado del gobierno. Álvaro Elizalde y el Jefe de Justicia, Luis Cordero. La oposición, por su parte, está formada principalmente por miembros de la Comisión Constitucional del Senado, por cuya iniciativa debe tramitarse la nominación, así como por líderes y presidentes de los partidos.

estar entre ellos Luz Ebensperger (UDI), presidente del comité antes mencionado; Rodrigo Galilea (RN), también miembro y presidente de RN; añadido a Luciano Cruz-Coque (Evópoli), Gustavo Sanhueza (UDI), Manuel José Ossandón (RN) y Jaime Quintana (PPD), todos titulares de sus respectivos bancos.

Fuentes de este medio que conocen detalles de las conversaciones han indicado que nombres como Pilar Moraga, abogada y académica de la Universidad de Chile.

Advertisement

El famoso también ha sido mencionado. Abogado del PS Francisco Zúñiga, constitucionalista y académico de la Universidad de Chile. Una opción que el PPD también quisiera apoyar.

Recientemente, su figura ha recobrado importancia en el gobierno, luego de que un informe que elaboró ​​ayudó a zanjar el debate en torno a las polémicas pensiones diferidas. Son análisis jurídico Concluyó que el beneficio era legalmente revocable, contrariamente a la opinión del propio Ministro Cordero.

Sin embargo, los integrantes de las negociaciones confirman que estos nombres –Moraga y Zúñiga– en realidad no estaban sobre la mesa.

DOROTHY EN LOS PALOS

En la práctica, quien lideraría las conversaciones desde el Ejecutivo sería principalmente Elizalde.

En este contexto, fuentes de este medio confían en este El gobierno pidió asesoramiento a la oposición sobre la vicecontralora Dorothy Pérezlo que algunos han interpretado como una señal de que el poder ejecutivo podría considerar ratificarla como jefa del organismo.

El secretario Cordero incluso elogió públicamente la figura de Pérez cuando fue consultado sobre el tema en el Congreso la semana pasada.

“Históricamente los procesos para designar al próximo contralor tardan unos meses, lo cual no es de extrañar Lo más importante es que la subrogación, al igual que la anterior, ha dado plena continuidad a la Sindicatura. La Contraloría tiene otra particularidad, también lo he explicado antes, que es que la Contraloría funciona en base a precedentes, por lo tanto la voluntad del pasado rige a la contraloría actual y eso creo que es muy relevante porque le da estabilidad institucional a la oficina de control”, enfatizó.

Aunque la derecha la considera una buena candidata, tienen ciertas reservas «políticas»: creen que no debería haber realizado una reestructuración en su calidad de diputada, porque consideran que se trata de una facultad propia de una contralora común y corriente.

Advertisement

En cualquier caso, afirman que “tiene un carácter fuerte para plantar cara a cualquier gobierno”.

GATILLO DE TIEMPO

Oficialmente, la mayoría cree que es importante resolver el conflicto lo antes posible.

“Como organismo autónomo, no puede sobrevivir por mucho tiempo sin el Superior Mayor de su institución, por las orientaciones que habrá que dar en un futuro próximo, sobre todo en momentos en que también se discuten casos de honestidad y corrupción, y desde ese punto de vista nos parece que el gobierno debe actuar con rapidez”, enfatizó el senador Quintana a BBCL.

Lo mismo ocurre con la oposición, que ha manifestado públicamente que quiere zanjar el debate en enero, aunque admite ante el micrófono que el tiempo no es suficiente.

Además, quienes están familiarizados con el proceso dicen que realmente no hay prisa por parte del gobierno para finalizar el nombramiento.

Al respecto la ministra Elizalde fue categórica la mañana de este lunes: “Los dos nombramientos anteriores duraron ocho meses desde que se produjo la vacante. En el presente caso, la vacante se produjo el 17 de diciembre. Obviamente, no vamos a dar un nombre esta semana cuando comienza el receso legislativo”.

Aún así, los de derecha estiman que los desacuerdos sobre el nombre deberían resolverse al menos esta semana o la próxima.

Naturalmente, la discusión formal en el Senado probablemente tendrá lugar en marzo, ya que -como enfatizó Elizalde- el receso legislativo está previsto para febrero. Es decir: las vacaciones.

Advertisement

¿HOMBRE O MUJER?

Según dicen, las conversaciones girarían en torno a la búsqueda colectiva de un buen nombre, sin responder necesariamente a prioridades políticas y al 'gallo' entre oficialismo y oposición.

En este sentido, uno de los involucrados reconoce el valor de los interlocutores del gobierno (Elizalde y Cordero), al tiempo que resalta que en La Moneda han aprendido a negociar luego de ruidosos fracasos como el nombramiento del Fiscal Nacional, en cuyo proceso se procesan dos nombres. fueron rechazadas antes de llegar al actual propietario Ángel Valencia. “Solían decir el nombre y luego hablaban. Ahora no”, explica un parlamentario.

Siendo así, algunos ven posible que ambos partidos lleguen a un candidato de consenso, que se presentará en marzo en la Comisión de Constitución y también en la Cámara del Senado, para que consiga los votos de ambos sectores.

Por ahora, En la oposición no es prioridad si el elegido es hombre o mujer. Sin embargo, les parece más importante que no sea un interventor que realiza procesos a través de la prensa, que sea una figura técnica disciplinada y que no pretenda ser un actor político.

El plan de la derecha es, por supuesto, que todo se resuelva en los primeros días de febrero, con el proyecto de ley vigente, ya que llegarán a la Comisión de Constitución Paulina Núñez (RN) y Pedro Araya (IND). De esta manera, sería ideal que llegaran a un acuerdo político con la actual configuración de Cruz-Coke, De Urresti (PS), Ebensperger, Galilea y Huenchumilla (DC).

Por el momento falta lo más importante: lograr un nombre que genere consenso.



Source link

Advertisement